Drenar el calentador de agua es una tarea necesaria, que se recomienda realizarla cada dos meses, con el fin de que tenga un buen mantenimiento, porque si no se realiza a la larga podría dejar de funcionar.

Te damos estos consejos:

Cierra el suministro de agua de tu calentador: gira la válvula para cerrar la corriente del agua que va al tanque.

Apaga el calentador de agua: si tu calentador es eléctrico, apaga la línea eléctrica desde la caja de fusibles. Si se trata de un calentador de gas, cierra la válvula de la línea de suministro de gas que va hacia el tanque.

Deja que el agua se enfríe: el agua de un calentador está caliente en extremo. Para ayudar a prevenir lesiones, es recomendable dejar que el boiler repose durante la noche para permitir que el agua dentro del tanque se enfríe antes de drenarlo.

Conecta una manguera a la válvula de drenaje: una vez que el calentador de agua se haya enfriado, coloca un extremo de la manguera al desagüe del piso o, si alcanza, directamente al exterior. Conecta el otro extremo a la válvula de drenaje a la parte inferior del boiler.

Abre la llave de agua caliente: para ayudar a aliviar la presión, abre la llave de agua caliente más cercano a tu calentador de agua, como el grifo del fregadero.

Abre la válvula de drenaje: una vez que abras esta válvula, el agua comenzará a fluir fuera del tanque. Sé paciente; el drenaje puede durar hasta 30 minutos, dependiendo de qué tan lleno y sucio esté el calentador de agua.

Enjuaga el tanque con agua limpia y fresca: con la válvula de drenaje todavía abierta, vuelve a abrir la llave del agua para eliminar cualquier sedimento restante en el fondo del tanque. Una vez que el agua salga limpia, cierre la válvula.

Rellena el tanque: retira la manguera de la válvula de drenaje. Vuelve a encender el agua y comienza a llenar el tanque. Una vez que el tanque esté lleno, vuelve a encender el calentador de agua.

Artículo creado con información de espanol.allstate.com.