Las aguas residuales son tratadas por las fosas sépticas, por lo que deben mantenerse en un estado óptimo de funcionamiento; sin embargo, no siempre es el caso y se presentan diversos problemas. ¿Sabes cuáles son los más comunes?

Inundación por lluvia

Las fosas sépticas no tienen un drenaje despejado para permitir que escape el agua, así que una fuerte lluvia puede provocar que se inunde. Este problema es difícil de detectar si no se le da un mantenimiento constante a la fosa.

Agua absorbida

Es posible que el agua haya sido absorbida por la fosa a través de una misma arqueta de mantenimiento. Esto es un problema porque provocará que los residuos y las heces se escape por las otras arquetas junto con el líquido de la fosa. Si no se atiende y el problema se acrecienta, puede salirse por el escusado.

Lo mejor es prevenir

En Ezesa Desazolve Qro recomendamos la revisión periódica de la cantidad de agua que fluye a través de la fosa, y que se evite desechar grasa, detergente y productos químicos por el fregadero. Lo más importante es hacer el desazolve de la fosa séptica regularmente.